Hacé click para ir a https://twitter.com/mdfutbol
Hacé click para ir al sitio de la página en Facebook Hacé click para ir a https://es.pinterest.com/mdfutbol/

Suscribete a la lista de MisceláneasDelFútbol
Fortificado con espanol.groups.yahoo.comYahoo! Grupos

¡Qué terna!


Leopoldo Amoroso, Miguel Barbera y Mario Pajoni

Tres referís argentinos:
Leopoldo Amoroso a principio de los cuarenta, cuando todavía estaba muy lejano el uso de las tarjetas, instauró la modalidad de anotar en una libreta los nombres de los jugadores que apercibía.
Miguel Barbera, a mediado de los treinta, utilizaba una vestimenta más propia de un golfista que de un árbitro.
Mario Pajoni, ex jugador, en 1944 produjo la novedad de dirigir con anteojos.

Los magiares mágicos. Hungría en Suiza 1954

Gyula Grosics (1);
Jozsef Bozsik (5), Mihaly Lantos (4) y Jeno Buzanszki (2);
Jozsef Zakarias (6) y Gyula Lorant (3);
Zoltan Czibor (11), Sandor Kocsis (8), Nandor Hidegkuti (9), Ferenc Puskas (10) y Jozsef Toth (7).

Fueron titulares: Laszlo Budai (16), Peter Palotas (19), Mihaly Toth (20) y Ferenc Szojka (15).

Integraron el plantel: Bela Karpati (12), Pal Varhidy (13), Kovacs (14), Ferenc Machos (17), Lajos Csordas (18), Sandor Geller (21) y Geza Gulyas (22).

Entrenador: Gusztav Sebes

Empezamos mal

En 1967 Néstor "Pipo" Rossi era entrenador de Millonarios de Bogotá. Previo a una prueba de arqueros le llamó la atención uno que se ponía en el vestuario unas plantillas muy gruesas dentro de los botines.
-Es que tengo el arco vencido -le dijo el muchacho adelantándose a la pregunta.
A lo que Rossi le respondió:
-Mal comienzo... te me venís a probar de arquero y ya tenés el arco vencido.

Sin querer

El 9 de octubre de 1983, durante un partido del campeonato paulista entre Santos y Palmeiras en el estadio Morumbí, el árbitro José de Assis Aragao empujó sin intención la pelota hacia dentro del arco de Santos con la punta del pie. Cuando faltaban solo cuatro minutos para finalizar el encuentro, Santos había logrado conseguir el 2-1 que se consideraba como resultado definitivo, pero sobre la hora sucedió lo mencionado: tras un remate que se iba afuera, la pelota le pegó al árbitro que estaba ubicado al lado de un palo y entró. Un par de jugadores de Palmeiras no dudaron en abrazar al referí mientras que él le pedía perdón a los locales.

Antes del Monumental

Viejo estadio de River Plate
Viejo estadio de River Plate
Utilizado entre 1923 y 1938; estaba ubicado en la Avda. Alvear (hoy Avda. del Libertador) y Tagle, en diagonal a donde actualmente se encuentra Canal 7, en la plaza donde está el monumento a Artigas.

Equipo ideal. EE.UU. 1994

Michel Preud'homme (Bélgica);
Jorginho (Brasil), Marcio Santos (Brasil), Franco Baresi (Italia) y Paolo Maldini (Italia);
Krassimir Balakov (Bulgaria), Thomas Brolin (Suecia), Roberto Baggio (Italia) y Gheorghe Hagi (Rumania);
Romario (Brasil) y Hristo Stoichkov (Bulgaria).


* Elección efectuada por la FIFA a partir de la opinión de periodistas y entrenadores realizada entre la disputa de las semifinales y la final.

Once contra cinco

El domingo 30 de mayo de 1976, jornada que por otra parte se inhumaron los restos de Oscar "Ringo" Bonavena quien había sido asesinado días atrás en Reno, se enfrentaron en el Palacio Tomás A. Ducó por la 20° fecha del campeonato de primera división: Huracán, club del cual era ferviente hincha el púgil, y San Telmo. El equipo visitante venía con una buena campaña, inclusive la fecha anterior había vencido a Boca Juniors por 3 a 1. Esa tarde ante El Globo se había puesto en ventaja a los seis minutos con gol de Camejo y parecía que iba continuar con la buena racha, pero veinte minutos luego comenzaron las expulsiones en el conjunto "candombero": Munutti, Monteleone, Camejo, Cloquell y Coronel se iban al vestuario antes de tiempo. Cuando faltaban siete minutos para que se termine el partido, Augusto Sánchez empata el marcador; cuatro luego, el árbitro Claudio Busca expulsó al arquero Wenner (Pisapia pasó al arco) y sobre la hora, Rico anotó el gol del triunfo para Huracán, que contaba con once jugadores en el campo frente a cinco de San Telmo.


Según parece el árbitro no se dio cuenta durante el partido que el equipo visitante quedó por las expulsiones con menos jugadores que los reglamentarios. Luego fundamentó su decisión de continuar en que el reglamento decía que no se podía "iniciar o reiniciar (tras el entretiempo)" un encuentro si por lo menos uno de los conjuntos tenía menos de los jugadores necesarios, mientras que no aclaraba que no se podía "continuar" uno en curso.

Dos cosas

"El fútbol consiste básicamente en dos cosas. Primero: cuando tenés la pelota, debés ser capaz de pasarla correctamente. Segundo: cuando te pasan la pelota, debés ser capaz de controlarla; si no la controlás, tampoco podés pasarla. Además, podés jugar mucho, pero si no la metés, no ganás".

Johan Cruyff

El alcanzapelotas


Argentinos Juniors, 1971

Lo que en un principio fue una foto cualquiera del equipo, como tantas otras, adquiere un valor particular al figurar en ella el chico de 10 años que alcanzaba los balones que se iban afuera. Se lo puede ver a la derecha con uno de ellos y con la mano del entrenador Francisco Campana sobre su cabeza. Su nombre: Diego Maradona.

Goleadores. Francia 1938

Leónidas (Brasil), 7 goles
Gyula Szengeller (Hungría), 6
Silvio Piola (Italia), 5
Gino Colaussi (Italia), Gyorgy Sarosi (Hungría), Gustav Wetterstroem (Suecia) y Ernest Willimowski (Polonia), 4

Violencia, dopaje... y confusión

Dentro de las visiones en verdad particulares que ofrecen personas sobre temas relacionados al fútbol, se puede mencionar la del periodista y escritor argentino Rodolfo Braceli quien había escrito en un principio para la revista-libro Plural un texto que finalmente fue publicado en el capítulo 4: "La violencia de (en) la superstición. Cábalas y promesas: las coimas al más allá" de su libro De fútbol somos. La condición argentina. En él se plantean fundamentalmente tres puntos:
- La superstición como forma de violencia
- El uso de la cábala como doping espiritual y coima celestial al más allá
- Utilización de la religión para conseguir "favores" especiales, que consentido esto por la propia Iglesia, alimenta la confusión entre religión y superstición

El texto comienza afirmando que las superstición es violencia porque "mediatiza una asociación ilícita con el más allá para torcer -siempre tratando de sacar ventaja- al más acá". Braceli luego plantea que cuando los jugadores no van a agradecer sino a pedir o cuando los funcionarios eclesiásticos apoyan estos comportamientos supersticiosos, están colaborando con la trampa. En su exposición se pregunta cómo, por ejemplo, la mismísima Virgen puede beneficiar a algunos en particular y con esto perjudicar a otros; si es posible que se pueda llegar a prestar a semejante discriminación. Además, si la imagen accede al pedido, está también colaborando con la trampa. Sostiene que la ayuda celestial sería tan indecente como la ayuda del otro doping.

A continuación se transcribe parte del texto:

"La religión que degenera en superstición, o la superstición camuflada de religión, son formas de violencia que irrigan nuestra cotidianidad". ¿Por qué? "... significa un intento de torcer, de forzar la realidad. Mediante el ejercicio de las supersticiones, las reglas del juego, las naturales, tratan de ser violentadas a favor de quien las practica.
En el caso concreto del fútbol, las supersticiones, las cábalas, solicitan una ayuda extra, una ayuda invisible, bajo cuerda, al más allá para inferir sobre el más acá. El ejercicio de la superstición también supone una verdadera asociación ilícita para conseguir el éxito sin que el adversario-enemigo se entere". [ ... ]

"El licuado [entre superstición y religión] se hace con la anuencia de la Iglesia". [ ... ]

"Esta ayuda, digamos espiritual, es equivalente al impulso, a la energía adicional que ciertos procedimientos -el doping- suelen proporcionar en el terreno físico. El jugador que se estimula tomando algo especial antes del partido juega, ocasionalmente, con ventaja".

Confianza

Cuando Carlos Valderrama jugó a principio de los 90 en Valladolid (como siempre, tocando cortito mil veces por partido) el público lo quería matar por su forma de juego. Francisco "Pacho" Maturana, su entrenador, le propuso entonces que jugara sólo los partidos de visitante hasta que la situación tranquilizara, pero "el Pibe" le planteó: "se lo cambio, juego los partidos en casa y descanso los de afuera".

Se rayaron


Francia de verde y blanco

Sábado 10 de junio de 1978 en el estadio José María Minella de Mar del Plata por la 3° fecha del grupo 1 del Mundial.
El utilero francés se olvidó que estaba asignado que debían jugar con sus colores tradicionales (azul) y llevó a Mar del Plata la indumentaria alternativa (blanca), al igual que Hungría como le correspondía. Finalmente los galos debieron utilizar la camiseta del club local Kimberley para disputar el encuentro.

Antes de entrar

Mientras salían a la cancha los futbolistas para disputar un partido entre Deportivo Riestra y Barracas Central por una de las divisiones de ascenso de Argentina, el defensor local Fiore vio al referí y dijo: "Otra vez nos tocó este bombero". El árbitro, al escucharlo, inmediatamente lo expulsó. Como era antes del inicio, el jugador pudo ser reemplazado e ingresó su compañero Troncoso, quien se encontraba bañándose porque acababa de jugar en el partido preliminar.

No limitar

"La táctica y el orden sirven si dentro de su marco el jugador puede transgredir creando o improvisando la jugada que desnivele; cuando lo único que hace es limitar al jugador todo es previsible".

Roberto Perfumo
[Futbolista argentino]