Hacé click para ir a https://twitter.com/mdfutbol
Hacé click para ir al sitio de la página en Facebook Hacé click para ir a https://es.pinterest.com/mdfutbol/

Suscribete a la lista de MisceláneasDelFútbol
Fortificado con espanol.groups.yahoo.comYahoo! Grupos

La Batalla de Berna

El 27 de junio de 1954, en la ciudad suiza de Berna, Hungría y Brasil disputaron uno de los cuartos de final del Mundial: encuentro que se consideraba que definiría la Copa.
Hungría se había mostrado como el equipo más ordenado, además aplicaba un innovador sistema de ataque que superaba cualquier intento de marca del rival. Brasil demostraba ser muy equilibrado, con una sólida en defensa y un ágil ataque, jugando prolijamente en bloque.
A nivel individual los húngaros eran superiores, poseían buenos jugadores en todas las líneas. En cambio Brasil, salvo por la agilidad de Didí, los que se destacaban eran los centrales: Djalma y Nilton Santos.
A los siete minutos los húngaros ya se encontraban en ventaja con goles de Hidegkuti y Kocsis (este último con una espectacular palomita). A los veinte llegó el descuento Djalma Santos de penal. Poco tiempo después se largó a llover. El juego armónico de los húngaros comenzó a desdibujarse.
Comenzada la segunda mitad Hungría logra el tercero a los dieciséis mediante un penal ejecutado por Lantos. Hasta ese momento el juego había sido duro pero no violento, aunque los sudamericanos habían comenzado a excederse con el grado de las infracciones. Cuatro minutos luego Brasil vuelve a acortar distancias con gol de Julinho; tras él, el partido adquirió un carácter totalmente brusco. El árbitro individualizó, en una de las tantas acciones indebidas, a Boszic (un caballero, quien inclusive era diputado del Parlamento húngaro) el cual había perdido los nervios y se estaba trenzando en una pelea con Nilton Santos, razón por la cual ambos fueron expulsados; quienes fueron camino al vestuario mientras continuaban tirándose manotazos. En el campo algunos otros jugadores comenzaron a trompearse; tras separarlos continuó el partido.
Sobre el final los húngaros sellaron el 4-2 mediante Kocsis. El delantero Humberto, enojado, golpeó a su marcador Buzansky y se fue expulsado; en una babilonia futbolística camino al vestuario emanaron de sus labios todo tipo de epítetos en portugués, los cuales fueron debidamente devueltos desde el terreno de juego en húngaro, mientras el árbitro calmaba los ánimos en inglés y el publico insultaba desde las tribunas en alemán. A pesar de esto todos se entendían, motivo el cual se dio por terminado el encuentro.
A partir de ese momento, ya insertos en medio de un barrial, los jugadores comenzaron a golpearse; a ellos se le sumaron entrenadores, masajistas, suplentes, dirigentes y personas no identificadas que se encontraban en el campo de juego dando inicio a una verdadera batalla campal, a la cual inmediatamente se le agregaron espectadores que fueron arremetiendo contra todo lo que se les cruzó en su camino; mientras que la policía suiza (intachablemente neutral como la tradición lo indica) trataba de encaminar a los jugadores en dirección a los vestuarios, donde continuaron la trifulca. Mientras tanto tres jugadores brasileños no paraban de correr por toda la cancha a al pobre de Kocsis para pegarle y Pinheiro le rompía una botella en la cabeza al lesionado Puskas. En tanto que el arquero Castilho le aplicaba una patada voladora a un policía, un fotógrafo brasileño golpeaba con su cámara a otro guardia. Pedazos de sillas, mesas y otros objetos sobrevolaban el plomizo cielo suizo.
Media hora después, como se dijo tras continuar en los vestuarios, se lograron apaciguar los ánimos. Varios contusos fue el saldo de los que se dio en llamar La Batalla de Berna. Pero ninguna de las delegaciones fue sancionada; ambas pidieron públicamente disculpas por lo sucedido.
Por supuesto que de más está decir que la hermosa gira que tenía programada después de finalizar la Copa el equipo magiar por tierras brasileñas tuvo que ser suspendida.

2 comentarios:

Enzo Adriano Cerrutti dijo...

Muy bueno el blog.
El partido fue por cuartos de final, la semifinal fue un Uruguay - Hungría, que también salió 4 a 2 a favor de los magiares. Lo ganan en suplementario después de que Uruguay lo empate en los 90' con varios jugadores golpeados (creo que un par ya habían tenido que salir).
Esa derrota representa la primera para Uruguay en Mundiales.

Leonardo dijo...

(Administrador)
Corregido; muchas gracias.